Los «machos Sigma» a menudo son llamados «lobos solitarios» debido a su preferencia por la independencia, el individualismo y la búsqueda de objetivos personales sobre la conformidad social. No necesariamente son ermitaños, pero tienden a ser selectivos en sus relaciones y valoran la autonomía sobre la pertenencia a grupos sociales convencionales.